Blog

Arqueta de San Melchor de Quirós

San Melchor de Quirós

  |   Celebraciones, Noticias   |   Sin comentario

Fray Melchor García Sampedro, San Melchor de Quirós, nació en la aldea de Cortes, Quirós, en el año 1821. Por influencia de un tío sacerdote, deseaba desde niño ser ordenado. Tras estudiar Filosofía y Letras en la Universidad de Oviedo, ingresó en la orden de Predicadores en la que se ordenó sacerdote en 1847.

Meses más tarde manifestó su deseo de ejercer como misionero, instalándose en el Tung-King, actual Vietnam, donde los cristianos estaban perseguidos. Fray Melchor fue nombrado Vicario General del Vicariato Oriental y, en 1857, tras el martirio del obispo José María Díaz Sanjurjo, pasó a ocupar su cargo. Durante el año en que fue obispo de Tricomía, Fray Melchor fue testigo de la persecución y posterior martirio de numerosos evangelizadores. En junio de 1858 fue hecho prisionero, acusandosele de haber entrado sin permiso en el país y de haber intentado atentar contra el emperador Tu-Duc. Únicamente reconoció lo primero.

Conocemos su martirio con detalle por haber sido relatado por su coadjutor, San Valentín de Berriochoa. Al santo asturiano le descoyuntaron las extremidades para atarlas a postes que estaban a considerable distancia y, posteriormente, fueron seccionadas con un hacha sin filo. Recibió, así mismo, numerosos golpes; le abrieron el vientre y le seccionaron la cabeza. Sus restos fueron esparcidos por el suelo y se pretendió que un grupo de elefantes pasase por encima para profanarlos, según las tradiciones locales. Berriochoa relata que, merced a la santidad del mártir, los animales rehusaron pasar sobre su cuerpo.

Fray Melchor de Quirós fue beatificado por Pío XII en 29 de abril de 1951 y, posteriormente, canonizado por Juan Pablo II el 19 de junio de 1988, junto con ciento dieciséis mártires de la iglesia vietnamita. Se convirtió, así, en el primer santo asturiano.

Varios años después de su martirio, los restos de San Melchor de Quirós llegaron a Asturias. En la actualidad reposan a los pies del altar de la Capilla de Nuestra Señora de Covadonga de la Catedral de Oviedo, donde son visitados por numerosos devotos, especialmente el día 28 de julio, festividad de San Melchor. En la misma capilla pueden contemplarse también una casulla, una cruz de nácar y una cruz de marfil pertenecientes al santo, así como el nombramiento de venerable. Igualmente, en la sala VII del Museo de la Iglesia, se conserva la carta autógrafa con la que San Melchor, a fecha de 29 de junio de 1845, solicitó tomar el hábito de Santo Domingo en el Convento de Ocaña.

Sin Comentarios

Escribir Un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies