Blog

Catedral de San salvador de Oviedo

«Quien va a Santiago y no al Salvador, visita al criado y no al Señor»

  |   Culto   |   Sin comentario

La peregrinación es el signo, quizás más elocuente, de lo que es la vida cristiana. Jesús peregrinó a Jerusalén porque allí, por medio de la cruz, entraría en su gloria, la que le corresponde como “Hijo único del Padre lleno de gracia y de verdad”. Esto explica que desde la antigüedad cristiana, el pueblo cristiano peregrinase a lugares santos que vendría a ser como símbolos de la Jerusalén del cielo: meta última del caminar del cristiano que sigue las huellas de Cristo para que con Él, y a través de la cruz, entre con Cristo en la gloria del Padre donde está Cristo sentado a la derecha de Dios “siempre vivo intercediendo por nosotros”.

En el occidente cristiano adquirió gran relevancia la peregrinación a Santiago de Compostela. Un camino que se inicia, partiendo de Oviedo, al sepulcro del Apóstol, y siendo el primero en recorrerlo el rey Alfonso II el Casto. En Oviedo, y partiendo de su catedral, se inició el llamado “camino primitivo”.

Poco tiempo después la catedral de Oviedo pasó a ser no solo inicio sino término de la peregrinación y esto como fruto de las insignes reliquias que se conservan en la Cámara Santa desde tiempos del mencionado Rey, siendo las más relevantes el Santo Sudario y las cruces de los Ángeles y la Victoria que con el correr del tiempo fueron, y siguen siendo, objeto de un jubileo llamado de la Santa Cruz que abarca los días comprendidos entre el 14 de septiembre y el 21 del mismo mes que es cuando se concluye “La Perdonanza” así llamado desde antaño

Sin Comentarios

Escribir Un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR