Penitencia

Sacramento de la reconciliación

“Creo en el perdón de los pecados” (art. 10 del Credo). Nuestra fe cristiana vincula el perdón de los pecados a la fe en el Espíritu Santo, por esto el Papa Francisco nos recuerda que “el protagonista en el ministerio de la Reconciliación es el Espíritu Santo”. Es el primer regalo de Cristo Resucitado a su Iglesia en la persona de los Apóstoles:

“Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos” (Jn. 22, 23).

Los sacerdotes, conscientes de esta gracia del Espíritu Santo, debemos prestar este servicio con gozo, diligencia y generosidad. Además, el confesor debe acoger “a los penitentes no con la actitud de un juez y tampoco con la actitud de un simple amigo, sino con la caridad de Dios, con el amor de un padre que ve regresar al hijo y va a su encuentro” (Papa Francisco).

Es el Sacramento del perdón y, por ello, es el Sacramento de la alegría.

Por todo esto, en la Catedral consideramos que este servicio a los fieles en el Confesonario es de una gran importancia y tenemos un horario muy amplio. Además, los sacerdotes de la Catedral, en cualquier momento que se nos pida, lo atenderemos con gusto.

Horario Penitencia:

Lunes – Sábado:

9,15 – 10,15 (Penitenciario)
10,30 – 13 h. (Avisar al despacho)
12 – 13 h (Capilla del Rey Casto)

Sábado y Vísperas de fiesta:

16,30 – 18,15 (Penitenciario)
18,15 – 19 h. (En la Nave)

Domingos y Fiestas:

10 – 11h (Penitenciario)
11 – 13,30 y 18 – 19 h. (En la Nave)

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR