Blog

Magdalena penitente

La Cuaresma, tiempo de gracia y salvación

  |   Celebraciones, Culto, Noticias   |   Sin comentario

Tiempo de Cuaresma en la Catedral y en toda la Iglesia. Se inicia el Miércoles de Ceniza y su duración simbólica de cuarenta días tienen su modelo en Cristo que se retira al desierto para orar y ayunar, que combate y vence al diablo con la palabra de Dios.

La Cuaresma comienza con un acto en el cual la Iglesia repite la palabra evangélica que es también la palabra de los apóstoles al comienzo de su ministerio en Pentecostés: “Convertíos y creed en el Evangelio” (Mc 1,15). Convertirse, para la Iglesia, significa medirse con Cristo, la Palabra del Padre.

La Cuaresma es un camino de fe que no puede ser recorrido sin una referencia a la palabra de la Iglesia, que se distribuye con abundancia en este santo tiempo. En el desierto el pueblo de Dios recibe la ley, en el monte de la Cuarentena Jesús vence con la palabra de Dios y demuestra que la palabra que sale de la boca de Dios es el verdadero alimento del creyente. En la Transfiguración se oye la voz del Padre que revela su Palabra: “¡Escuchadlo!”. Así como antiguamente los que se preparaban para recibir el bautismo, eran instruidos con la explicación de los textos bíblicos, de manera similar, en este tiempo, la Iglesia quiere dar un espacio más amplio a la palabra leída y meditada que ha de ser saboreada en el marco de una oración más intensa.

La Iglesia, en este tiempo, es llamada a una oración más intensa, en este desierto en el que, como en la experiencia del pueblo de Israel, de los profetas y de Jesús, la oración puede ser lucha (ascesis-purificación), pero puede ser también experiencia de gloria (mística-luminación). Siempre en comunión con Dios.

El evangelio del primer domingo de Cuaresma nos presenta a Jesús en el desierto tentado por el diablo; el segundo domingo el relato de la Transfiguración. Aquí aparece Jesús en oración, pero en una oración que es gloria y anticipa de alguna manera su glorificación. La lucha y la gloria, la tentación y la glorificación, son una anticipación simbólica y real de la cruz y la resurrección en Cristo y en el cristiano.

 La imposición de la ceniza en la Catedral tendrá lugar el próximo miércoles  a las 9:15 de la mañana y a las 12 del mediodía.

Sin Comentarios

Escribir Un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies